Blog

Influence-Bots

Como te lo hemos explicado en varias entradas de este blog, el Influencer Marketing es ahora uno de los medios publicitarios más importantes del mundo digital. En estos tiempos es muy extraño encontrar a empresas que nunca lo han aplicado, o ni siquiera han pensado en hacerlo. De igual manera, nuestra sociedad pasa tanto tiempo en redes sociales que cada vez son más las personas que consideran volverse Influencers para poder colaborar con sus marcas favoritas y recibir regalos o un pago a cambio de un poco de contenido en internet.

Chris Buetti, ahora un chico reconocido en Estados Unidos, fue uno de los tantos usuarios que decidió convertirse en Influencer y no descansó hasta lograrlo. Chris vive en New York, una de las ciudades más caras del mundo, por lo que un día se dispuso a conseguir miles de seguidores en Instagram y entonces poder recibir comida gratis en restaurantes. Sin embargo, Buetti lo hizo de manera poco convencional.

A diferencia de cualquier otro Influencer, Chris creó su propio bot que le ayudó a conseguir seguidores reales y la atención de muchos restaurantes de New York. Sabiendo que últimamente todas las marcas saben lo que es un bot y, por lo tanto, tienen mucho cuidado de no trabajar con “personas famosas” cuya comunidad sea falsa, Chris decidió usar la tecnología a su favor y conseguir seguidores reales. ¿Cómo? Programó su bot para seguir de manera masiva a cuentas de usuarios auténticos y, con suerte, llamar su atención y obtener su follow de vuelta.

Mientras tanto, él se dedicó a subir fotos de comida tomadas por otras personas (con créditos), y así embellecer su feed de Instagram y atraer la atención de los nuevos seguidores, que no dudaron en generar engagement al dejar su like y un comentario sobre lo rica que se veía la comida. Su bot también envió mensajes a cientos de restaurantes en New York pidiendo que revisaran su perfil y, en caso de que les gustara lo que encontraran, negociar una colaboración. Y, aunque parezca algo poco probable, Buetti comenzó a ganar seguidores, atención y comida gratis en restaurantes a cambio de un posteo en su perfil.

Actualmente, Chris está en conversaciones con Social Rice Consulting, una empresa dedicada a conseguir seguidores para sus clientes. La cuenta se la ha regalado a un amigo y decidió empezar otra con contenido propio y sin bots que le ayuden a ganar seguidores.

¿Qué piensas de esto? ¿Te parece que la idea de Chris fue buena o es parte del engaño que se maneja en muchas cuentas de Instagram para obtener seguidores y dinero?